Inicio

Nueva derrota

Éste fin de semana la sección senior de Coyotes volvía a la competición después de tres semanas completas de descanso. Esperaba Las Rozas Black Demons en su casa, en El Cantizal. A pesar del temporal en todo el país y la relativa incertidumbre del viaje con los posibles contratiempos debidos al tiempo, todo fue bien. De hecho, hizo un día estupendo para jugar a football, con sol, buena temperatura y sin lluvia.

Coyotes ganó el sorteo de la moneda y se eligió recibir, así que Coyotes iba a empezar atacando. El retorno del kickoff inicial fue bueno, y el equipo empezó a encadenar buenas jugadas basadas en la carrera interior y el ataque iba avanzando, hasta que la defensa de Black Demons paró el drive cerca de su yarda 20. Coyotes, llegado el cuarto down, decidió chutar el field goal e intentar ponerse por delante en el marcador, pero el intento no fue bueno y el marcador no se movió. Otra suerte corrió Black Demons, ya que solo necesitó tres jugadas para poner los primeros puntos en el marcador. Un scramble del quarterback, un big play de pase a una ruta go y un pase a una ruta post y los madrileños ya se pusieron por delante, con el pase de Jason Gaines al receptor Sergio Condés, con el punto extra de André Feuerherdt se pusieron ya 7-0 por delante. Coyotes siguió intentándolo, pero la defensa roceña subió el nivel y cada vez costaba más avanzar yardas con el juego de carrera. El ataque fue parado y los madrileños recuperaron la posesión del balón. No tardarían en poner más tierra de por medio, ya que un pase de screen de Jason Gaines a Marcos de la Mata fue suficiente para llegar a la endzone con la imposibilidad de placar de la defensa de Coyotes. Con el punto extra de André Feuerherdt, ya estaba el 14-0 en el marcador.

En el segundo cuarto, la historia seguía siendo la misma. Coyotes se hundió después de ese primer drive fallido y no acababan de salir del agujero. Y por parte de Black Demons, otro pase profundo de su quarterback Jason Gaines, ahora a su nuevo receptor alemán André Feuerherdt, con el punto extra fallado por él mismo. Entonces Coyotes consiguió un buen drive, consiguiendo establecer la carrera y hacer sudar a Demons para conseguir placar al corredor. De nuevo se consiguió realizar un gran drive, como el primero, llegando prácticamente a donde se llegó en el primer drive, pero ya el field goal valía de poco. Se jugó el cuarto down y fue fallido, así que tuvo que salir la defensa santurtziarra al campo de nuevo. Y una vez más el rápido reléase del quarterback y la velocidad y habilidad de sus receptores hizo que antes del final del segundo cuarto, Feuerherdt anotara su segundo touchdown con el punto extra, que dejaba un 27-0 en el marcador casi imposible de remontar.

El tercer cuarto fue el más igualado, con una defensa de Coyotes que por fin consiguió parar en seco el ataque de los madrileños, consiguiendo mucho ball control mediante las carreras de Ángel González y con la defensa incluso consiguiendo sacks y varios placajes para pérdida de yardas. La empresa era muy complicada, pero desde luego si no se podría conseguir no iba a ser por no haberlo intentado.

Ya bien entrado el último cuarto Marcos de la Mata rompió en una carrera exterior para correr todo el campo y poner el 34-0 con el punto extra del receptor alemán, el mismo De La Mata pisó otra vez la zona de anotación, pero no subió al marcador debido a una falta de bloqueo por la espalda, y Andre Feuerherdt cerró su triplete con un último touchdown, con el punto extra transformado por él mismo, que cerró el marcador con el 41-0.

Un partido con luces y sombras para Coyotes. Momentos de brillantez en ataque con una línea de ataque bloqueando a gran nivel por momentos, y moviendo las cadenas contra una pedazo de defensa como es la roceña, y también en defensa con auténticos jugadones y por momentos parando a la gran máquina anotadora que tenían enfrente (a Osos les endosaron también casi 40 puntos). El problema es que las sombras también fueron muchas y largas. La excesiva concesión de big plays y la cantidad de errores de bulto hicieron que pelear por el partido fuese un sueño demasiado efímero. Lo bueno es que los errores grandes tienen fácil solución, y, desde luego, otra experiencia más para mejorar para el siguiente partido. Partido que no se hará esperar, ya que los Santiago Black Ravens visitan el Polideportivo Mikel Trueba de Santurtzi éste mismo domingo.

Todo el foco ya está puesto en éste fin de semana para lograr por fin la primera victoria de la temporada. Iremos informando.

GO COYOTES!! AUPA COYOTES!!

Información adicional