Inicio

Partidazo en Santurtzi

Éste domingo Coyotes afrontaba EL DUELO (si, con mayúsculas) de la temporada, ya que recibía a su rivalidad ya tradicional: Gijon Mariners. Era el duelo de vuelta del II Trofeo Mar Cantábrico, donde para llevárselo los locales tenían que conseguir una victoria de más de 27 puntos, bastante improbable pero posible. El clima era perfecto tanto para jugadores como para los espectadores, ya que hacía sol y encima el terreno de juego, tras unos arreglos el sábado a la mañana, lucía mejor de lo que suele ser habitual. Estaba pesado, como siempre suele estar, y con algún charco, pero no fue factor diferencial como otras veces. El púbico acudió menos que el partido contra Black Ravens, pero había un buen número de espectadores.

  Coyotes ganó el sorteo de la moneda y eligió recibir, así que la primera posesión sería para los locales. El ataque local no comenzó bien, el primer drive fue un 3 y fuera rápido y se tuvo que despejar el balón. Mariners, por el contrario, sí que empezó bien, haciendo mucho daño con la carrera. De hecho la segunda jugada ya fue un big play, con una carrera exterior por la derecha que acabo en el fondo del campo por la izquierda. Gracias al esfuerzo de muchos jugadores y sobre todo del quarterback y safety Jagoba López, que provocó un fumble cuando el jugador de Mariners se disponía a entrar finalmente en la endzone. Jugada de ya que en vez de sacar el balón por la linea de banda lo sacó por la endzone, y posteriormente fue fuera. Por norma, ésta jugada es touchback y posesión para el equipo que en ese momento era la defensa, que era Coyotes. Eso demuestra el enorme football IQ de nuestro Jagoba que pensó todo eso mientras perseguía al jugador de Mariners. Tras el mal comienzo, fue un golpe moral importantísimo para Coyotes, que veían que por una vez la suerte sonreía. Más aún en el siguiente drive, y con el mismo protagonista. En una carrera exterior Jagoba López cruzó todo el tráfico y emergió por detrás de los linebackers con el bloqueo magistral de todo el ataque para correr hasta la zona de anotación y poner por delante a Coyotes. Con el punto extra de David García se puso el marcador 7-0. Pero Mariners ni mucho menos estaba derrotado, y en el siguiente drive contestaron con contundencia. Mezclando carrera y pase, y lanzando el pase definitivo a su receptor Nacho Valdés, con el punto extra de Raúl Caldero, 7-7.

Ya en el segundo cuarto, llegó el momento del tanteo. Coyotes no acababa de romper en un drive y Mariners acariciaba la redzone, pero no conseguía poner puntos en el marcador. Hasta que llegó el quarterback Marcos Martínez en una carrera de una jugada rota que entró en la endzone, ésta vez con el punto extra fallido, se pusieron 7-13. Coyotes siguió peleando, ya que había que ir con ventaja al descanso como fuera. Con otro drive magnifico al final del cuarto, controlando que el reloj no se pusiese a 0, pidiendo tiempos muertos. Una nueva carrera exterior de Jagoba López puso un nuevo touchdown en el marcador, y con el punto extra de David García la ventaja era de Coyotes con menos de 1 minuto para jugar en el segundo cuarto, 14-13. Mariners no tuvo tiempo de hacer nada y llegó el tiempo de descanso. En este cuarto Coyotes tuvo que lamentar la expulsión de uno de sus jugadores por targeting.

En el tercer cuarto Mariners comenzaba atacando, pero instantáneamente no consiguieron capitalizar esa ventaja, ya que la defensa de Coyotes empezó enchufada, al igual que la defensa de Mariners, que gracias a los ajustes del descanso, consiguió parar al ataque local. Coyotes encadenó un drive espectacular de pase, con apariciones de David García y el tight end rookie Eriz Arriandiaga, que acabó con una carrera interior de Ángel González, que ésta vez con el punto extra fallido, el marcador se ponía en 20-13. Entonces hizo su primera aparición uno de los habituales de Mariners, y cuando más lo necesitaban. Touchdown de Hilario Lantarón a pase de Marcos Martínez, con punto extra de Raúl Caldero y el partido quedaba en tablas a falta del último acto.

En el último cuarto llegó el golpe final. Coyotes parecía que podía pelear el partido, pero ya había pasado el mejor momento de juego del equipo y un nuevo pase de Marcos Martínez a su receptor favorito Hilario Lantarón puso la puntilla al partido, con punto extra de Raúl Caldero, 20-27. Coyotes lo intentaba a la desesperada, forzando muchos pases (ya que no había otra opción), y los dos drives que hubo fueron parados por sendas intercepciones que cerraron el partido a favor de los visitantes. Un espectáculo increíble y un partido muy igualado, en éste año que está habiendo marcadores tan abultados a lo largo y ancho de toda la liga.

Coyotes por fin tiene un buen partido de buenas sensaciones, aunque fuese una derrota se luchó y peleo hasta el final, y pone muy a las claras la enorme evolución del equipo. Al contrario de lo que se dice en muchos sitios, Coyotes ha demostrado que puede luchar con cualquiera. Coyotes de Santurtzi se pone con 1 victoria y 4 derrotas, y sigue cuarto del grupo C.

Victoria de Gijón Mariners y también se llevan el simbólico remo del Trofeo Mar Cantábrico de ésta temporada, lo cual les hace seguir terceros del grupo C con una marca de 3 victorias y 2 derrotas, y siguen soñando con poder albergar su primer partido de playoff en su casa.

Éste mismo sábado toca viajar a Madrid para enfrentarse a unos durísimos Osos Rivas, en el estadio del Cerro del Telégrafo. Os informaremos en breve sobre todos los detalles del partido.

GO COYOTES!! AUPA COYOTES!!

Información adicional